Al final he decidido hacerme un blog.

Nada de páginas propias y experimentos, un simple blog. Es menos divertido y no hay que programar, pero me permite añadir cosas rápidamente: pegar un cacho de código, un tutorial o cualquier cosa y olvidarme.

Así que WordPress al canto y ahora ¡a escribir!